Friday, June 02, 2006

Polémica con Nava Gomar (de La Crónica de Hoy)

De Salvador Nava Gomar a la agencia Adital:

Señores:

Me refiero a Ustedes por el artículo de un Doctor en Filosofía llamado Edgar
González Ruiz, intitulado "Los legionarios en campaña", del 29 de mayo del
2006.

El Sr. González hace apreciaciones falsas y no da una dirección electrónica o
postal para confrontarlo. Hago alusión, en específico, de la mención que hace
de mi persona, y cito:

"Algunos de los propagandistas de Felipe Calderón en los medios de comunicación
tienen algún grado de compromiso con instituciones de los Legionarios, como la
Universidad Anáhuac, en cuyo plantel sur, de la ciudad de México, la facultad
de Derecho está dirigida por Salvador Nava Gomar, también articulista de La
Crónica de Hoy, donde ha elogiado las que según él son las grandes cualidades
de Fecal: "…propuestas, capacidad de réplica, imagen -refleja confianza en la
gente, capacidad y hasta decencia…-; y se ha convertido, desde hace unas
semanas, en el guionista y cronista de la contienda….""

El Sr. González descontextualizó lo escrito por mi, y me califica como
propagandista de Calderón, lo cual es falso; pues practico la no militancia
partidista y soy igualmente crítico e invitado de todos los partidos dada mi
condición y experiencia académica. Por ejemplo, tan sólo la semana pasada
participé en un foro de la Fundación Luis Donaldo Colosio del CEN del PRI,
donde expresé mi punto de vista sobre la truncada reforma del Estado; y esta
misma semana me reuniré con parte sustantiva del equipo de Andrés Manuel López
Obrador y Marcelo Ebrard, del PRD, donde me invitaron a redactar el proyecto de
Constitución del DF.

Lo peor es el perverso nexo que sugiere entre la derecha y mi actividad
profesional, y un artículo aislado que como ya dije descontextualiza. Sí, soy
Profesor y Director de la Anáhuac, y lo hago como libre ejercicio de mi
profesión y no por alguna circunstancia distinto a ello, y mi biografía lo
refleja (podría el Sr. González ver mi CV en la propia página de la UAS).
Cuando se me invitó a dirigir la Facultad trabajaba como investigador de tiempo
completo del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, uno de los
recintos más liberales de mi país. También soy profesor de múltiples
universidades públicas y privadas, en todos los estados de México y en diez
países más (hace dos semanas dicté una conferencia en la Universidad de Buenos
Aires, por ejemplo).

No soy de derecha, contrario a lo que puede desprenderse del artículo del Sr.
González, quien comienza su colaboración (no mala, por cierto, pero sí
temeraria y poco informada, cuando menos respecto de mi persona) diciendo:
"Grupo poderoso dentro de las huestes de la derecha mexicana, los Legionarios
de
Cristo forman parte de una nueva clase política que detenta el poder, se
beneficia de él y promueve la permanencia de Acción Nacional en el
gobierno.Pese a las acusaciones de abusos sexuales que ha enfrentado Marcial
Maciel"; a lo que le digo que "...la LC, ni es tan poderosa, ni se codea con la
clase política (en todo caso con muy poca), ni promueven la permanencia de AN, y
mucho menos yo. Pero de su texto seguido vienen las acusaciones sexuales contra
Maciel, lo que hace leer pederastía, derecha y panismo en cualquiera que
colaboremos, incluso en algo estrictamente técnico, como es mi caso, en una
Universidad que paga bien a los buenos profesores.

Si su agencia de noticias nació en verdad para llevar la agenda social
latinoamericana y caribeña a la media internacional, como yo creía y por eso
los leía; Quiere estimular un periodismo de cuño
ético y social; Quiere favorecer la integración y la
solidaridad entre los pueblos y Desvenda para el mundo la dignidad de los que
construyen ciudadanía; Da visibilidad a las acciones liberadoras que el Dios de
la Vida hace brotar en los medios populares; Hace conocer el protagonismo de
los actores sociales que son democratizadores de
la comunicación, y constituyen nuestras fuentes de información; ENTONCES EL DR.
FALLÓ.

Lamento de verdad lo vanal de las funetes empleadas (un artículo
descontextualizado en el que aparece mi cargo cuando firmo -y mi e-mail, pues
no tiro la piedra y escondo la mano, como hacen otros al vapor). Ello puede
restar seriedad y objetividad a su esfuerzo.

Espero que alguno de Ustedes tanga la amabilidad de copiar el artículo al autor
y de responderme algo.

Respetuosamente,


Salvador Nava Gomar



Respuesta:

Agradezco al Dr. Salvador Nava Gomar su lectura de mi artículo sobre los Legionarios de Cristo, difundido por Adital y acerca de sus consideraciones sobre dicho trabajo me permito expresar lo siguiente.
Menciono sus opiniones, publicadas en La Crónica de Hoy, medio donde prevalece una línea de crítica sistemática contra Andrés Manuel López Obrador, lo que es fácil de constatar en la lectura de ese diario, como un ejemplo más de la concidencia de puntos de vista entre la derecha que pretende permanecer en el poder y algunos colaboradores de instituciones de los Legionarios, como es el caso del Dr. Nava.
En la contienda electoral, dicho medio ha adoptado cada vez más una posición de apoyo a la derecha, como reflejan sus artículos y notas informativas, por lo que no considero que la referencia esté fuera de contexto, independientemente de otras actividades y vínculos políticos que tenga Nava Gomar, quien afirma que "...la LC, ni es tan poderosa, ni se codea con la clase política (en todo caso con muy poca), ni promueven la permanencia de AN, y mucho menos yo. Pero de su texto seguido vienen las acusaciones sexuales contra Maciel, lo que hace leer pederastía, de derecha y panismo en cualquiera que colaboremos, incluso en algo estrictamente técnico, como es mi caso, en una Universidad que paga bien a los buenos profesores".
Tanto los críticos de la Legión como su propio fundador y sus espacios de comunicación, que incluyen la agencia Zenit, editoriales, transmisiones radiofónicas, páginas Web, etc., han enfatizado su influencia y evidente poder económico -al servicio de un "apostolado" dirán sus defensores-, su presencia en muchos países, así como sus conexiones con personajes de las élites, lo mismo en México que en España, acerca de lo cual cabe citar de nuevo ejemplos como los de Marta Sahagún y Lillian de la Concha, Lorenzo Servitje, José Barroso Chávez, la familia española Ruiz Mateos, que acaba de donar a la LC alrededor de seis millones de euros.
No es una mentira ni un secreto, que Maciel supo desarrollar buenas relaciones con las élites y se valió de esos contactos para el desarrollo de su empresa religiosa. Cada vez es más extensa la bibliografía sobre los legionarios y, significativamente, los trabajos convergen en el señalamiento de ese carácter elitista de la obra de Maciel, sea que leamos la extensa entrevista que le hizo Jesús Colina, director de la agencia Zenit, de los Legionarios, publicada en el libro Mi Vida es Cristo, o El Legionario, de Alejandro Espinosa, exdiscípulo de Maciel y uno de sus acusadores, o La Prodigiosa aventura de los Legionarios de Cristo, trabajo periodístico de Alfonso Torres, por citar sólo algunos de los escritos más difundidos. El especial favor que la LC gozó por parte de Juan Pablo II es un hecho difundido por la propia Legión. Teniendo a la vista las anteriores evidencias, el Dr. Gomar juzga que "la LC no es tan poderosa, ni se codea con la clase política (en todo caso con muy poca)", juicio que en lo personal no comparto. Ciertamente, aún siendo muy poderosa, la Legión no lo es más que el Papa, como acaba de evidenciar Ratzinger al castigar a Maciel.
Prosigue en su crítica Salvador Nava Gomar, señalando que "de su texto (del artículo de Adital) seguido vienen las acusaciones sexuales contra Maciel, lo que hace leer pederastia, de derecha y panismo en cualquiera que colaboremos, incluso en algo estrictamente técnico, como es mi caso, en una Universidad que paga bien a los buenos profesores".
Me sorprende que el Dr. Nava me atribuya el propósito de extender las conocidas acusaciones a Maciel, que no son fruto de mi imaginación sino de los testimonios de connotados exlegionarios, a cualquier persona que trabaje con los Legionarios o para ellos, acusándola, según él, de "pederastia, de derecha y panismo". ¿Dónde acuso a un colaborador de los Legionarios de ser pederasta por el mero hecho de trabajar con ellos?. Ni siquiera he dicho que todos esos colaboradores, sin excepción, sean de derecha y panistas, incluso en el caso de los estudiantes de la Anáhuac, algunos que se han identificado como tales han ido a protestar frente a Calderón. Pero igualmente significativo me parece el caso del propio doctor Nava Gomar, destacado profesor de la misma universidad, directivo en esa institución, a la vez que articulista de un medio que sigue la línea del ataque constante a Obrador y del apoyo al gobierno y a Calderón.
Desde luego, es muy respetable defender un punto de vista en determinado medio, cualquiera que este sea, y seguir una tendencia política, pero hay que reconocer lo que se está haciendo y a qué intereses se está apoyando.
Ese es el contexto del artículo que cito de Nava Gomar, no me parece como él señala una fuente banal, ni "un artículo descontextualizado en el que aparece mi cargo cuando firmo -y mi e-mail, pues no tiro la piedra y escondo la mano, como hacen otros al vapor". En realidad, el Dr. Nava no tiene elementos para lanzar al aire esas acusaciones sobre actitudes que atribuye insidiosamente a "otros".
Asimismo, afirma el doctor Nava: "No soy de derecha, contrario a lo que puede desprenderse del artículo del Sr.González". Casi a nadie le gusta admitir que "es de derecha", o mejor dicho que colabore con ella, a pesar de que trabaje como directivo para una poderosa institución de los LC, escriba para un medio contrario a la llegada de la izquierda al poder, y además defienda decididamente a los LC. Desde luego, puede suceder que en su fuero interno no simpatice con la derecha, sino que sólo colabore con ella sustancialmente.
Por último, en mi humilde opinión, son aventuradas las afirmaciones que hace el Dr. Nava Gomar en su interés por defender a la Legión queriendo demostrar que no tiene actividad política. Dice, por ejemplo, que los legionarios "ni promueven la permanencia de AN, y mucho menos yo" . Se conocen, por el contrario, como se menciona en el artículo, evidencias del apoyo al PAN por parte de empresarios cercanos a los Legionarios, y se sabe de la relación de personajes de la familia presidencial de México y de otros círculos políticos, con la LC, y en esa medida, entre otros datos, es visible el apoyo de gente de la LC a la derecha en el poder, respaldo que surge a veces no sólo de proyectos ideológicos compartidos sino de vinculaciones personales por intereses económicos y formas de vida. Por eso reitero: los Legionarios de Cristo, como otros grupos conservadores, forman parte de una nueva clase política que detenta el poder, se beneficia de él y promueve la permanencia de Acción Nacional en el gobierno.

Cordialmente

Edgar González Ruiz

Mtro. en Filosofía

1 Comments:

Blogger Salvador Barragán H said...

Evidentemente me queda suficientemente claro que las apreciaciones respecto al Dr. Nava no fueron las más precisas y exactas. Respecto al doctor Nava lo he seguido en su trayectoria académica y profesional y es para el que suscribe un punto de referencia muy loable y muy respetado, en cuanto a la producción intelectual jurídica que ha significado con su aporte en este país.

10:20 PM  

Post a Comment

<< Home